El Centro de Padres invitó a los matrimonios delegados de 1ero básico a IV° medio el día Lunes 13 de Noviembre a las 20:00 hrs. a una charla sobre la Prevención del Consumo de Alcohol y otras Drogas, dictada por Julio Figueroa, psicólogo experto en adicciones que ha asesorado a nuestro Colegio e impartido diversas charlas durante los últimos años.

Después de esta charla, se reflexionó la problemática en grupos por niveles para establecer metas y que luego las traspasarán a sus respectivos cursos. También tuvimos la oportunidad para revisar el Protocolo de Acuerdo para Fiestas y Juntas de nuestros hijos.

En esta oportunidad les pudimos contar que somos parte de una Red de Centro de Padres, liderada por un equipo de Psicólogos y especialistas en alcohol y drogas, en la que participan más de 25 Colegios cuyo fin es alinearnos como apoderados y tomar medidas concretas para frenar el consumo de alcohol y drogas en nuestros hijos. Esperamos crear un cambio cultural, tal como se produjo con el uso obligatorio del cinturón de seguridad, las restricciones en el consumo de cigarro, el uso obligatorio de sillas y alzadores en los autos, etc.

Para lograr atrasar y disminuir considerablemente el consumo de alcohol y drogas en nuestros hijos, es esencial unirnos como papás y a la vez implementar medidas concretas, tal como lo propone el Protocolo de Acuerdo para Fiestas.

Julio Figueroa nos mostró como ejemplo el caso de Islandia, que de pasar a ser el mayor consumidor de alcohol, tabaco y marihuana en Europa (42%), en 20 años su consumo bajó a solo el 5% en los jóvenes.

Aquí les presentamos algunas medidas que se implementaron en  Islandia y otras que aconsejan los especialistas.

  • Pasar más tiempo con los hijos (al menos una hora diaria). Lo importante es el tiempo, no la actividad.
  • Evitar que los adolescentes consuman alcohol antes de los 18 años (aquellos que lo logran tienen menos del 1% de probabilidad de volverse adictos y tienen menos riesgo de consumir cocaína o marihuana).
  • Incentivar la participación en actividades deportivas y/o culturales en nuestros jóvenes.
  • Tener normas claras, apoyar y vigilar a los hijos: los adolescentes necesitan sentir que son una preocupación para sus padres.
  • Predicar con el ejemplo.
  • Que la casa sea un lugar de encuentro con los amigos, un lugar grato, fomentar las reuniones en la casa y que no sean en las plazas.
  • Darse tiempo para conocer a los amigos de nuestros hijos.
  • Evitar que el adolescente tome con el padre, madre o la familia: no se le está enseñando a tomar, se le está enseñando que el consumo de esa sustancia está siendo validado. Lo mismo ocurre con el cigarro.

 

¿Por qué postergar el consumo de alcohol después de los 18 años?

– Antes de los 18 años, el hígado no está preparado para metabolizar correctamente el alcohol. Si un adulto se demora 10 años en convertirse en alcohólico, a un menor sólo le podría tomar meses.

– Lo ideal es postergar el consumo de alcohol hasta después de los 21 años, ya que solo después de esa edad, las conexiones neuronales del lóbulo frontal se modifican de tal forma que el adolescente aprende las diversas destrezas relacionadas con la toma de decisiones. Por lo tanto, antes de esa edad, el consumo de alcohol afecta directamente el control de impulsos y la planificación de nuestras acciones, es decir el autocontrol. Por consiguiente, es donde están más propensos a beber sin control y a caer más fácilmente en una adicción.